02 junio 2008

el arbol viejo

Este podría ser un extracto de una parte de mi vida. Aquellos maravillosos años de estudiante. Los exámenes y el recreo; gimnasia y física. En mitad de clase. Los apuntes. La monotonía y el aburrimiento van en aumento. Las letras se convierten garabatos y de las fórmulas surgen caretos...


... Después, ya en casa, empiezas a estudiar. Lección primera... Y ya los párpados te pesan. Pero en el margen del libro de mates, descubres un pequeño dibujo que parece algo tímido. Te gusta y empiezas a pasarlo a limpio. Sacas los cariocas y le das color...

... Al poco ya empiezas a oír a tu madre, llamándote para cenar. Que estresante era el estudiar (o al menos para mí)

No hay comentarios: