24 agosto 2008

faunia

Ilustración con motivo de una visita cultural y ociosa a Faunia. Tengo que decir que estuvo muy bien. La sensación de comer junto a los perrillos enrabiados de las estepas de cuenca, enfrentarte a avispas asesinas de turmaikistán, disfrutar del marchoso baile del pinguino gaditano... Una experiencia única y recomendable a todo el mundo. Lo mejor la compañía: Patri, Vane y Alberto.

Bueno, no me liaré mucho porque por el fondo oigo gritos reclamándome para comer. Así es que debo partir a limpiar el plato ¡Qué desde las 10 de la mañana empiezo a tener ya hambre!

No hay comentarios: