15 agosto 2008

Sorolla

No sé si alguna vez os he contado que hay un pintor que me gusta mucho. Un pintor valenciano que se pasaba horas en la playa de la Malvarosa pintando niños bañándose, caballos refrescándose o mujeres símplemente paseando por esas playas. El susodicho Artista es Joaquín Sorolla. Un pintor impresionista, que en mi modesta opinión da capones a otros más "parisinos". Bueno, y como consejo, visitar la casa-museo que tiene en Madrid (en Valencia tiene otro museo, pero como nunca he estado no os puedo decir nada de él) Además de los cuadros que te dejan con la boca entre abierta, escurriéndosete un poco de babilla; es impresionante la casa en sí. Un jardín donde puedes disfrutar del rumor de una fuente; y sin que 101 jubilados y turistas (como pasa en otros museos) se te metan entre medias de ti y el lienzo. Porque hay que decir que, por suerte o desgracia, el museo éste es poco visitado.

Y centrándonos un poco en el tema. La pintura está sacada de uno de esos grandes cuadros de Sorolla. No sé si acertadamente. Pero era una especie de homenaje a uno de mis pintores preferidos.

No hay comentarios: