06 octubre 2008

el arbolillo

Ayer andaba un poco aburrido y en un momento dado aparecio en mis manos, como por arte de magia, una hoja seca. La verdad, en un principio me asusté porque no estoy muy acostumbrado al hecho que surjan hojas secas en mis manos. Bueno, hojas secas y cualquier otra cosa. Llamarme raro. Al principio la empecé a mirar de reojo; pero según iban pasando los minutos la empecé a coger cariño y hasta la puse nombre y todo: hojilla; y sin saber tampoco el porque me empezó a recordar a un pequeño arbolillo en medio de un parque. Y para recordar siempre a mi amiga "hojilla" decidí escanearla y pintarla. Y poco más. Lo de la nieve... porque me dio por ahí.

No hay comentarios: