09 diciembre 2012

Escultura de avispas con panal

Hoy quiero dedicar esta entrada a una de mis mayores fobias: Las avispas. Esos pequeños seres alados que revolotean en parras e higueras buscando una víctima inocente a la que "morder". Puede que la culpa de este temor irracional, lo tenga alguna película de serie-B vista en mi tierna infancia. Como dicen los anglosajones I don´t know, brother! El caso es que he intentado superarlo de varias formas: intentando hablar con ellas, vendimiando, volviendo a ver a La abeja Maya, etc. Pero nada. En cuanto oigo un zumbido (aunque sea de una mosca) en un radio inferior a metro y medio, salgo corriendo como alma que lleva el diablo.

El último intento de superar este trauma absurdo ha sido con esta especie de escultura. Hace meses me encontré con un avispero abandonado a su suerte y decidí cogerlo. Aparte de ese sudor frío recorriendo mi frente me quedé alucinado por su tacto. ¡Era papel! Parecerán absurdas mis palabras, pero nunca había tenido uno en mis manos. Siempre había tratado de evitarlos. Tras mucho mirarlo y analizarlo decidí hacer algo con él. Y ese momento llegó cuando me encontré unas cuantas avispas muertas en mi buhardilla. Este es el resultado (soy consciente que para muchos resulte una guarrada, pero bueno, lo asumo)…







No hay comentarios: