22 septiembre 2013

Paisaje tras una ventana

Hoy quiero hacer un pequeño homenaje a una corriente artística que siempre me ha fascinado. El arte Povera. Un estilo que  descubrí hace tiempo en uno de los museos que más me gustan (a la par con la Casa–Museo de Sorolla): el Museo Nacional de Arte Abstracto de Cuenca, situado en las emblemáticas Casas Colgadas (que no colgantes).

Y después de esta introducción un tanto repelente, toca el turno de hablar de mi "cuadro" bautizado con el nombre de "Paisaje tras una ventana". Se trata de 4 cajas unidas con "No más clavos" y con los bordes pintados de azul. En el fondo aparece un campo trillado con su correspondiente silo, su poste telefónico y sus nubes flotantes; también hay algún pajarillo volando. Es decir, otro típico paisaje manchego. Por último, para enfatizar el efecto ventanil*, le añadí el retal de un viejo visillo.

Y como dirían en Francia "voilà".






*Sí, me he inventado completamente la palabra. Ventanil no existe. Pero podría existir.

No hay comentarios: